Català | Castellano | English
Suscríbete al Entvío | CONTACTA
Innovación ambiental al servicio de la sociedad
La Fundació ENT publica un documento en el que se analiza detalladamente la sostenibilidad de las poblaciones de peces en la UE
| Noticias| 06/03/2018

Por tercer año consecutivo la Fundació ENT, con el apoyo de las organizaciones Sciaena y Ecologistas en Acción, ha comparado y analizado las comunicaciones de la Comisión Europea sobre las pesquerías de la UE en línea con el rendimiento máximo sostenible (RMS). Este documento, que analiza detalladamente las comunicaciones de la Comisión entre los años 2015 y 2018, pone de relieve algunas inquietudes con respecto a la metodología utilizada por parte de la Comisión y señala que el número de poblaciones “en línea con el RMS” podría haberse sobreestimado.

Para permitir la recuperación de las poblaciones de peces a niveles sostenibles, el artículo 2.2 de la Política Pesquera Común (PPC) exige que el índice de explotación del rendimiento máximo sostenible (RMS) se alcance, si ello es posible, en 2015, y de forma progresiva y paulatina a más tardar en 2020 para todas las poblaciones. Pero a día de hoy -y tras cuatro años desde la entrada en vigor de la PPC-, todavía resulta muy difícil saber exactamente el número de poblaciones de peces explotados a niveles sostenibles, es decir, el número de Totales Admisibles de Captura (TAC) en línea con las recomendaciones científicas en base al RMS.

Desde diciembre de 2014, tras cada uno de los acuerdos alcanzados por el Consejo de ministros de pesca de la UE, la Comisión Europea publica su comunicación detallando las poblaciones de peces en el Atlántico Nororiental, Mar del Norte y Mar Báltico que se consideran “en línea con el RMS” para el año siguiente. Sin embargo, estas comunicaciones, que son esenciales para medir los avances realizados en el establecimiento de límites de pesca sostenibles por parte de los ministros de pesca de la UE, muestran incoherencias importantes que impiden analizar realmente el progreso realizado de conformidad con la PPC.

En concreto, numerosos TAC que se han considerado “en línea con el RMS” en 2015, 2016 o 2017, ya no constan en esta categoría en 2018. Por ejemplo, desde el año pasado, 8 TAC han perdido su estatus de “en línea con el RMS”. Por otro lado, según la Comisión, 15 nuevos TAC están “en línea con el RMS” en 2018. Sin embargo, al comparar las comunicaciones previas de la Comisión, 5 de esos 15 TAC ya habían sido enumerados al menos una vez en años anteriores.

Teniendo en cuenta las correcciones incluidas por la propia Comisión en las comunicaciones, el número total de TAC “en línea con el RMS” sería: 36 TAC en 2015, 38 TAC en 2016, 47 TAC en 2017 y 53 TAC en 2018. Sin embargo, tal y como se detalla en el análisis realizado, la Fundación ENT considera que los números anteriores no son del todo correctos y que la Comisión podría haber sobreestimado el número de TAC “en línea con el RMS” para cada uno de los años evaluados debido a que:

i. Algunos límites de pesca se han establecido por encima del consejo científico sobre el RMS;

ii. ICES considera que la información disponible es inadecuada para evaluar el estado de algunas poblaciones en relación con el RMS; y/o

iii. Algunos de los TAC enumerados no corresponden a un TAC o una población determinada.

Según Lydia Chaparro, ecóloga marina de la Fundación ENT “esta tendencia de dos pasos hacia adelante y un paso hacia atrás, que aparece en cada uno de los años que hemos analizado, plantea inquietudes sobre el avance progresivo y paulatino exigido por ley en la PPC. La comunicación de la Comisión debe incorporar mejoras substanciales, pero lo más destacable es que, a tan solo 2 años para alcanzar la fecha límite de 2020, numerosos límites de pesca continúan lejos de los límites sostenibles aconsejados. Si se quiere garantizar una pesca con futuro, los ministros de pesca de la UE deben realizar progresos significativos para acabar con la sobrepesca, en línea con los requisitos de la PPC y, a su vez, mejorar el reparto de cuotas mediante una distribución que tenga en cuenta criterios socio-ambientales”.

Documento comparativo 2015-2018