Introducir medidas de fiscalidad ambiental en tiempos de crisis suele ser impopular, por la asociación del principio de «quien contamina paga» a una mayor carga impositiva. Sin embargo, hay varias razones para considerar los tiempos de crisis como una oportunidad para una fiscalidad más verde, como la insuficiente capacidad de recaudación de algunos de los ingresos tradicionales de las administraciones. Algunas propuestas serían eliminar los beneficios fiscales existentes para actividades contaminantes, crear impuestos sobre la energía nuclear, sobre el cambio de usos del suelo y sobre la incineración y vertido de residuos, sobre las bolsas de plástico y sobre sustancias carcinógenas, mutágenas o tóxicas . También se propone modificar algunos impuestos locales, como el IBI, el impuesto de circulación, el ICIO, el IAE y las tasas de basura para favorecer las prácticas más sostenibles.

autoría

Ignasi Puig

fecha

2009

publicación

Daphnia

referencia bibliográfica

Puig Ventosa, I. (2009) Fiscalidad ambiental en tiempos de crisis, Daphnia (ISTAS-CCOO), 50: 4-5.