España se enfrenta a graves problemas económicos. La deuda pública en 2013 alcanzó 92,10% del PIB y la tasa de desempleo en diciembre de 2013 estaba en 25,8%. En ese contexto, es urgente desarrollar estrategias fiscales que tengan el menor impacto en la economía real y que afecten el empleo positivamente, de manera que se garantice el bienestar de la población asegurando el mejor impacto posible sobre la sostenibilidad financiera del estado. Al mismo tiempo, la reducción del impacto ambiental, la lucha contra el cambio climático y la reducción de la desigualdad son los principales desafíos para alcanzar un desarrollo económico sostenible. Además, avanzar hacia una energía eficiente y un desarrollo económico bajo en carbono da la oportunidad de mejorar la competitividad en el futuro.
España no está cumpliendo los objetivos establecidos por el Protocolo de Kioto con medidas internas, en comparación con otros países europeos y de la OCDE. Las emisiones de gases de efecto invernadero han disminuido desde 2008, pero esta disminución se debe en gran parte a la reducción de la actividad económica, que ha sido particularmente notable en España. La industria española todavía no ha logrado avances suficientes en términos de eficiencia energética y la descarbonización de la economía, y la dependencia exterior de las fuentes primarias de energía sigue siendo muy alta (alrededor del 75% en 2012).

autoría

Ignasi Puig | Marta Jofra | Maria Calaf

fecha

2015

publicación

Critical Issues in Environmental Taxation series

referencia bibliográfica

Puig, I., Meyer, E., Jofra, M., Calaf, M. (2015) “Developments and opportunities for an ecological tax reform in Spain” (chap. 14, p. 208–220) in Kreiser, L., Andersen, M., Olsen, B., Speck, S., Milne, J., Ashiabor, H. (Ed.) Carbon Pricing: Design, Experiences and Issues. Critical Issues in Environmental Taxation series. Volume XV.